Imagina la siguiente situación.

Tú (Persona A) dices en una reunión exactamente esto:


«Creo que no deberíamos centrarnos en esa funcionalidad en este momento, sino probablemente en el próximo Sprint».

Cuando escucho tu argumento, podría responder algo como:


«Bueno, no estoy de acuerdo con que esa funcionalidad no sea importante para el proyecto y puedo darte varias razones de por qué esto no es correcto».

O incluso podría continuar en esta línea en el futuro con conversaciones del tipo:


«Es realmente sorprendente (Persona A) no comparta nuestra visión sobre la dirección que podríamos tomar para ese producto. No puedo entender por qué dijo que esta funcionalidad no es importante en absoluto «

… e incluso dos días después:

» Supongo que es obvio para todos nosotros que (la persona A) ya no está alineada con nosotros si piensa que la funcionalidad que discutimos hace dos días no es importante para el futuro del proyecto porque creo que … «.

¿Has visto lo que acaba de pasar? Lo que acabo de hacer es «retorcer» o «cambiar ligeramente» lo que dijiste en un primer paso. Eso hace que parezca de alguna manera similar a lo que realmente afirmaste y a partir de ahí ataco tu argumento. Pero no es cierto, en realidad estoy atacando o tratando de refutar algo que en realidad es una proposición diferente. Solo estoy colocando un hombre de paja (o espantapájaros), una versión falsa de su declaración original que luego puedo refutar de una manera más fácil.

Tú (Persona A) expusiste que este no debería ser nuestro enfoque ahora mismo, en este Sprint, pero en realidad estoy refutando la idea de que tú dijiste que esta funcionalidad no es importante en absoluto. Quizá a algunos les suene similar, pero no es lo mismo.

Leer  Sobre estimamos la épica

Esto es en realidad una forma de falacia y se llama la falacia del hombre de paja (o del espantapájaros).

¿Alguna vez has visto eso en el pasado?

¿Alguna vez te has sorprendido porque alguien en realidad está discutiendo contra algo que no es realmente lo que habías dicho? Y si es así, ¿esa persona está construyendo todo un castillo de naipes sobre su hombre de paja acerca de ti o tus declaraciones?

Ten cuidado si ves que esto sucede en una reunión de equipo, en un texto escrito en redes sociales (a veces incluso entrecomillando el texto para que parezca ser exactamente lo que dijo) o en cualquier tipo de interacción humana. En ocasiones es más sutil, a veces más obvio, pero siempre es una trampa para una discusión real y saludable. Una vez que se coloca el hombre de paja, si no consigues aclararlo rápido, nunca se sabe dónde puede llegar el hilo de la argumentación posterior.

Unas veces será intencional y otras no, pero es importante que nosotros, como personas que trabajan en gran medida en torno a la conversación y el razonamiento, seamos capaces de identificar cuándo sucede.

Si estás interesado en observar ese tipo de patrón, mira este video que puede brindarle una mejor comprensión de la teoría y sus diferentes variaciones.


Pablo Bernardo

Soy un Coach con mucha experiencia en el ambiente empresarial con individuos y equipos que, al ver el impacto en ellos, decidió ir más allá. Mi fe en el potencial de las personas para construir un futuro mejor, me llevó a ampliar mi campo de acción y trabajar con seres humanos extraordinarios en el ámbito particular.